¿Es Dios antipático?

907

¿Es Dios antipático o lo hemos hecho? Mucho me temo que a Dios lo hemos hecho antipático precisamente aquellos que creemos en Él. Lo hemos explicado mal. Lo hemos impuesto. Hemos fomentado el miedo por encima del amor. Y lo más lamentable es que lo hemos hecho de buena fe, sin mala intención, incluso con afán proselitista y en nuestro entusiasmo por ganar adeptos a Dios, lo hemos hecho antipático. Flaco favor.

Y una vez causado el mal me pregunto cómo podría repararse…y solo se me ocurre una solución, que no está en mis manos.

Confío plenamente en que nuestra torpeza, de alguna manera misteriosa, Dios la recompondrá y se dará a conocer a aquellos que se han alejado de Él y de su Iglesia, precisamente porque no hemos sabido transmitir que Dios es bueno, que es lo mejor, que es lo más.

Sobran los cogotazos, los porque yo lo digo, y la oración impuesta. Ahora vienes y rezas, ahora vienes a misa porque es precepto. Ahora te confiesas que te hace falta. Como no te portes bien Dios te va a castigar…Cuando lo pienso se me pilla un pellizco en el estómago.

¿Estamos lejos los cristianos de hacer amable y atrayente el mensaje de Jesús?¿Estamos lejos de tener la misericordia, la caridad y la comprensión y el respeto que el otro merece? ¿Es nuestra forma de vida un aldabonazo para aquellos que no saben que Dios existe y que nos espera con infinita paciencia y amor infinito?

Dios es muchas cosas, tantas que no puedo escribir sobre ellas en una simple entrada de un post, pero desde luego, no es antipático. Lo hemos hecho-cada quién sabe qué-

Hemos confundido a muchos. Ahora toca reconducirnos para que, cuando hablemos de Él, lo hagamos con la alegría y la esperanza que Dios provoca en nuestra alma.

La pregunta es:

¿ Te parece Dios antipático?

 

Anuncios

App que ayudan a rezar

asz4g2fo4jmfnfkca5ysuyp3tbwehxoo78tywbt1lq064yxtycvxcsu-gmtk3jn5rugnlospn5kruxz_uvm8fcqyn-8

Coincidimos casi todos en que el móvil se ha hecho imprescindible en nuestras vidas, y entre otras utilidades, a mi me sirve para rezar en general y rezar el Rosario en particular. Tengo descargada una APP que me gusta mucho, os dejo aquí el enlace para que podáis encontrarla.

En ocasiones rezar el Rosario puede resultar difícil y para eso están este tipo de ayudas, de tal modo que ya sea en casa o si vas en coche o si te das un paseo, te conectas y lo rezas en un pis pas.

A nuevos tiempos, nuevas tecnologías, nuevas formas de rezar, siendo siempre lo mismo, un rato de conversación con la Señora-en el caso del Rosario-o con Dios, nuestro Creador.

Ya sé que no se estila hablar abiertamente de la oración, en términos generales, aunque no podemos negar que sigue siendo una rabiosa actualidad el hecho de necesitar comunicarnos con Dios y su Madre, que muchos lo hacen en tiempos de bonanza y todos, hasta los más descreídos, cuando se ven en apuros. Es una realidad.

Estamos  necesitados de oración, nos sirve como esperanza de vida, nos da consuelo, nos conforta y en el plano espiritual además, según nuestro credo y por la comunión de los santos, ayuda a otros.

Los que ya rezáis el Rosario, podéis apoyaros en esta app o en otra cualquiera, y los que no rezáis, sabed que todo llega, no hay prisa, cada cual necesita su tiempo.

¡Feliz Resurrección!

cris-621x354

Hay historias que contadas, pueden perder parte de su fuerza, y por tanto sería mejor vivirlas para poder comprenderlas en su totalidad. Esto es lo que les pasa a los intrépidos viajeros que van por el mundo dispuestos a no arredrarse ni dejarse engañar, y proceden a experimentar y de esas vivencias se nutren y sus vidas adquieren color, luz y alegría.

La historia de Jesús, además de leerla, releerla y estudiarla, es para vivirla, cada cual desde su personal situación y con sus circunstancias. Lo que está claro es que para acercarse a Jesús solo hay que dejarse llevar, no cerrarle la puerta, no encriptar el corazón ni la mente, no apalancarse, ni obcecarse en un no rotundo que solo conduce al país de uno mismo y a su propio circulo cerrado de personales y limitadas impresiones.

Jesús es un personaje y allá entre quienes se lo encuentran, causa furor, supera totalmente las expectativas y remueve de tal modo el corazón que, cosas imposibles, dejan de serlo.

Sabemos que el amor y la amistad son sentimientos pero también son posiciones, decisiones de la voluntad, esto hace que el amor y la amistad no se queden en simples emociones que, en el momento en que no ofrecen magnificas sensaciones placenteras, están abocadas al desastre primero y al olvido después. El amor y la amistad, aunque podríamos resumirlo en el amor, es una decisión personal. En el caso de Dios, no es algo que podamos sostener con nuestra fuerza, ya que está comprobada de sobra nuestra debilidad, y esto es muy interesante porque, fiados de Él, dejándonos llevar, sujetos de su mano, alimentados por su cuerpo, perdonados en el sacramento, recogidos en oración, encontramos la fuerza necesaria para ser más amables, para sonreír más, para trabajar con ilusión, y para tantas cosas de la vida diaria que de suyo nos producen cansancio y, a la deriva de nuestras ganas, nos convertiría en un conjunto de seres fracasados.

Jesús nos ofrece su fuerza y eso nos empuja en una continua ascensión en la que no vamos solos, Jesús nos ofrece su ternura, nos comprende, nos quiere tal y como somos y está siempre, permanece siempre, nos espera siempre.

Ahora solo nos queda dejarnos llevar, aparcar nuestra supermega inteligencia que nunca se equivoca, abrir el corazón a la posibilidad de descubrir que amar escuece, sí, pero llena completamente.

Quizás Dios existe, quizás ha resucitado tras su brutal muerte, quizás esté vivo, sea poderoso y todas las criaturas estemos llamados a descubrir su amor. Y en ese quizás, que muchos podrían plantearse, en ese quizás, que podría cambiar la vida de quienes no le conocen, yo apostaría por salir en busca de la Verdad, no fuera a ser que pudiera perderme lo más hermoso de esta vida, que no está ni en el éxito profesional, ni en una cuenta bancaria abultada, ni en viajar, ni en la moda.

No sé de quien es esta frase pero me gusta: ” Prefiero equivocarme y creer en un Dios que no existe, a equivocarme y no creer en un Dios que existe”. Pues eso.

Yo he tenido el inmenso honor de recibir una fe que día a día me hace tocar la realidad de Jesús, no existe en mí esa posibilidad del “quizás” ya que es una certeza, pero conozco a tantas personas que no dan esa oportunidad al “quizás”…Ya sé que cada cual tiene su tiempo… mi deseo es que todos pudieran disfrutar el amor de Cristo. Seguiré hablando de Él con esa ilusión, seguiré hablándole a Él de todos los que aún no le conocen.

¡¡¡Feliz Pascua de Resurrección a mis hermanos los cristianos en todo el planeta tierra!!!

¡Arriba, al cielo!

ca.jpg

La Humanidad camina hacia la Patria definitiva.

Esto es lo que creemos quienes esperamos en la resurrección, ésta es la esencia de la vida cristiana, alcanzar el Cielo y hacia él caminamos, cada cual a su ritmo, a veces con cierto desánimo, a veces despistados, o serenos y confiados…

Lo cierto es que todos estamos abocados a la muerte y a la Vida. Quienes ya hacemos de este ideal una forma de vida, de alguna manera ya participamos de esa felicidad prometida, aunque la realidad está a años luz, nunca mejor dicho, de nuestras mejores expectativas.

Hoy tengo mi corazón en Navarra, y pienso en Julio, un buen navarro, padre de una amiga muy querida a la que me gustaría abrazar aunque sea en la distancia. Me gustaría estar ahí simplemente para acompañarla, para compartir su dolor y su esperanza, para desgranar juntas el Rosario, para celebrar la Misa y rezar por Julio, un buen navarro, padre de familia numerosa, médico de profesión y amante esposo hasta el mismo momento de su muerte, una larga vida, un largo matrimonio, una larga existencia que, como un peregrino más, finalmente ha alcanzado la meta.

La muerte nos deja el dolor de la ausencia y la alegría del Cielo, también nos deja el modelo de vida de quien nos antecede, por descontado la ayuda que recibiremos si nos confiamos a él para que interceda por esas cosas que siempre pedimos porque siempre estamos necesitados.

Me gustaría estar en Navarra pero las obligaciones no me lo han permitido, aunque de alguna manera me siento allí y de alguna manera, mi amiga sabe que estoy con ella.

Me impresionan mucho estas palabras fuertes de San Pablo, que hoy sin duda, Julio puede hacer suyas.

He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mí, sino a todos los que tienen amor a su venida.

Un fuerte abrazo para toda la familia.

De camino al Camino

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo mejor de los acontecimientos son los preparativos que los preceden y en este caso, hablamos de veintitres personas, mujeres todas, menos él, entrelazadas por esas cosas del destino.

Veintidós compañeras de colegio, algunas amigas, todas hermanadas por el azar, la vida, el universo. Ellas y él, que se une valientemente al proyecto porque ya lo tenía planeado con su esposa y no quería quedarse atrás.

Pues hala, vamos, y vamos haciendo, comprando equipamiento peregrino, comentando y recordando consejos anti ampollas y otros chinches del camino, y nos vamos riendo, la ilusión flota en el grupo del whatsapp que a veces arde, a veces se silencia para volver a erupciones como un vocal en forma de incontinencia verbal y alegría.

Finalmente llega el día uno y nos encontramos todas-permitidme usar el genérico, sobre todo porque él me lo permite-procedentes de distintos destinos y convergentes en el punto de inicio: Sarria. De ahí partimos, madrugadoras, dicharacheras, bien desayunadas y con ganas de pasarlo bien, de estar juntas, de andar, de hacer el camino.

Y vamos dando pasos que nos van acercando a la primera meta, y después a la siguiente y a la siguiente y a la siguiente y allí está, el Monte del Gozo, cámaras de fotos, risas, abrazos, y la vista a lo lejos, allí, muy próxima pese a que quedan unos kilómetros, se alza majestuosa la Catedral de Santiago. El Apóstol nos espera y nosotras bajamos cantando, con prisa, con energías renovadas.

“Somos niñas del Monaita, venimos de peregrinas, hemos hecho muchas millas, aúpa, pero seguimos divinas. Lo que nosotras queremos es darle un abrazo al Santo, que nos de su bendición, para volver otro año”-Canción con musiquilla de todas conocida y letra adaptada en cero coma por la chispa del grupo para tan magno y monaiteril evento.

Y así, cantando, hicimos nuestra entrada en la Plaza del Obradoiro donde terminamos abrazándonos, besándonos y felicitándonos por haber cumplido un sueño que durante meses había sido objeto de ilusión y divertimento.

Entre aplausos de los presentes y las lágrimas de satisfacción de las más sensibles, nos hicieron la foto que veis arriba.

¿Qué decir? Una semana de convivencia da para muchos ratos, algunas confidencias, pequeños desencuentros sin importancia pero sobre todo, da para mucho buen rollo entre personas que se quieren, porque nos queremos mucho, porque seguimos unidas a pesar del tiempo y la distancia y porque ser monaitera, mola, de hecho si no fuera por aquello, hoy no estaríamos ahí 🙂

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”

Lo otro, los silencios, el recogimiento, la oración encendida, la súplica, el abrazo al Apóstol, la confesión sacramental, la santa misa y la petición intima, queda para cada una de nosotras, peregrinas monaiteras, como tesoro escondido en nuestros corazones, que aman y se conmueven ante un mundo necesitado de humanidad y de Amor.

Gracias queridas todas, gracias Nono por tu capacidad de resistencia ante 22 locas del camino, ha sido un placer inmenso compartir esta aventura con vosotras-genérico, no se me amosquen jejeje-

Y así termina un viaje que deja la puerta abierta…

 

La demostración de la no existencia de Jesucristo

e9cf12d0-9bdc-11e4-800a-a9debc99fb64_jesus-lapasiondecristo

La demostración de la no existencia de Jesucristo es el tema sobre el que versa una clase  “sobre pensamiento político ” en una universidad pública española. La semana pasada.

Un profesor argumenta durante una hora la no existencia de Jesucristo en una asignatura que, hasta donde se me alcanza, nada tiene que ver con Jesús, de quien es aquella famosa frase que ha llegado a nuestros tiempos:”dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”…

Entiendo que demostrar la existencia de alguien es más fácil que demostrar su no existencia, porque de la existencia tenemos hechos, de la no existencia no tenemos nada, pero en cualquier caso no acabo de relacionar el afán de centrar una clase universitaria sobre política moderna para negar la existencia de Jesús, se me escapa la “intención”…

Entiendo también que los creyentes queramos hablar de un Dios vivo al que seguimos y que da razón de nuestra propia vida, pero no sé qué gaitas mueve a un profesor a imponer como argumento didáctico su propia y personal incredulidad, afirmando algo que además no puede demostrar.

Podríamos entrar a debatir cómo se gestiona el dinero público y cuestionar la calidad de la enseñanza en nuestras universidades, la preparación y competencia del profesorado, etc etc lo que está claro es que Jesús de Nazaret sigue despertando pasiones…curiosa cualidad en alguien que no existió…

En cualquier caso, no está de más recordar que los católicos merecemos como mínimo, el mismo respeto que merecen los no creyentes, entre los que cuento con grandes amigos.

No sé, tal vez sería bueno reservar este tipo de conversaciones para las tertulias con los coleguillas, y a pachas, oiga.