Buenas noches España

EspDens2

Buenas noches. A ti, que terminas de cenar y ya mismo te regalas con unas horas de sueño; a ti, que estás cansada después de un día de viaje, aviones, aeropuertos…; a ti, que mañana madrugas porque sigues currando y no alcanzas a ver la luz al final del túnel; a ti, que no tienes tiempo para leer un puñetero libro en todo el año; a ti, que paseas de su mano y te sientes invencible; a ti, que tienes el corazón roto de dolor por la muerte de tu hermano; a ti, que acabas de ser abuela y todo te parece novedoso y familiarmente conocido; a ti, que esperas en la estación de tren y no ves el momento de darle un abrazo enorme; a ti, que quieres irte de vacaciones unos días y no encuentras lo que buscas porque todo está ocupado; a ti, que no distingues si los días son grises o soleados; a ti, que no puedes oír y vives en un mundo silencioso; buenas noches a todos, a los que sois felices, a los que estáis un pelín amargados; a los que soñáis imposibles y a los que vivís en una larga espera; a ti, que estás en Rusia, lejos de tu campo andaluz; a ti, que llevas casi un año de baja por problemas de salud; a ti, que vas conduciendo y contemplas la luna llena; a todos, a cada uno, a los que sí y a los que no; a los famosos, a la gente anónima, a los amantes y a los que nunca supieron lo que es amar; a los hijos que viven la noche; a los padres que la pasan en vela; a todos, buenas noches, buenas noches España.

Yo, más que desearos felicidad eterna, que también, os invito a hacer el bien, sólo eso, como quien deja pasar primero a alguien en el ascensor, o le cede el asiento, o le ayuda en el cajero del banco porque es mayor y no sabe, como quien se toma un minuto para preguntar sinceramente cómo estás, como quien se da cuenta de una necesidad y la cubre sin ruido de trompetas…cosillas, fáciles, pero tan agradables…Buenas noches España, desde el calor maravilloso que hemos alcanzado hoy llegando a los 41º. Terral malagueño que le llaman…casi muero.

Anciana de 90 años cede su asiento…

oil painting of an old woman
oil painting of an old woman

Estamos en misa, el calor veraniego hace estragos y aunque es temprano,  la afluencia de gente es considerable. Parece que la fe también se practica en la playa, de vacaciones…

Una anciana de 90 años a la que conozco desde hace tiempo está sentada en una silla plegable.

Me sitúo cerca de Amalia, que ese es su nombre, pero ella no me ve, es uno de sus principales problemas,que ve poco y oye regular. Por lo demás, está hecha un roble, tiene la cabeza en su sitio y todos los días suele caminar varios kilómetros con alguna amiga octogenaria. Amalia es de comer potajes, que hace ella misma, porque es autónoma; desde que enviudó vive sola porque no le gusta molestar a sus cinco hijos, que se conforman con venir a verla.

Un matrimonio joven entra en la iglesia con sus cuatro hijos; la madre lleva en brazos al más pequeño. Como han llegado un poco rezagados, no encuentran sitio donde sentarse así que permanecen de pie. Amalia está justo detrás de ellos, sentada.  De pronto veo que se levanta, coge su silla y se la ofrece a la joven mamá que le agradece el gesto pero declina el ofrecimiento. Amalia regresa a su sitio y vuelve a sentarse.

Yo les observo embobada, quizás me despisto un poco, que el Señor me perdone pero la escena me conmueve.

Hasta ahí lo que vieron mis ojos aquel día.

La reflexión viene ahora pero no seré yo quien la haga…espero que la hagáis vosotros con vuestros comentarios. Merece la pena.

 

Como sirenas en el mar

aComo sirenas en el mar, chapoteando en agua salada, fresquita, tonificante y purificadora.

Como delfines en el aire, saltando al sol y dorando la piel en los días de playa.

Este es el augurio de los próximos meses del inminente verano que ya está causando furor en ventas de aire acondicionado y sistemas rudimentarios pero que causan alivio como los sempiternos ventiladores.

Vamos a los 40 º grados de media en el Sur, temperaturas óptimas para trabajar, para caminar por la calle, para conducir, en definitiva, para sudar la gota gorda y entregar el espíritu, derretida la sesera y abandonada toda esperanza de tregua estival.

Empezamos la temporada alta solar y los que tenemos la suerte de vivir en el Mediterráneo, podemos llorar con un ojo y respirar algo más que los que viven en el interior, pero todos, unos y otros, debemos protegernos con cremas y aires, buscando la sombra, creando corrientes y refrescándonos con helados, agua fría, gazpacho o una buena cerveza. Hay que hacer todo lo necesario para sobrevivir al cambio climático que empobrece nuestros pantanos y adelanta los sembrados o los echa a perder.

Como sirenas en el mar, chapoteando en agua salada, fresquita, tonificante y purificadora.

Este es mi propósito personal- a ver si me organizo-, y este es mi deseo para todos los que puedan tomarse unos días de vacaciones.

La pregunta es:

¿Cómo llevas el calor?

Bajo mínimos

Bajo mínimos.

Todos andamos bajo mínimos.

Es lo que tiene el calor apremiante del mes de agosto, menos mal que está dando una pequeña tregua, que espero sea definitiva. Recuerdo a mis mayores cuando yo no lo era:que si frío o calor; preferían el frío. Yo nunca. El frío es opuesto a todo mi ser. Y sin embargo…las tornas cambian; ¡ah! ¡nunca digas de este agua no he de beber!

El tema es que yo sigo trabajando, afortunada soy por tener una ocupación que me de sustento y me distraiga de mis problemas; esos que revolotean la mente y el espíritu, espantando la paz que anhelo.

Pero no estamos para esto. Nada de reflexiones, ni de profundidades. Agosto da para lo que da.

Por mi parte, ando dándole vueltas a una idea, quiero hacer algo, algo que me cueste trabajo pero me aporte felicidad, algo que me arranque de la rutina diaria, algo que me ponga en movimiento, que me aleje del teclado, del sofá, de la fiscalía, de la cocina de casa, del sempiterno supermercado, de la serie de turno…

Ando dándole vueltas a una idea, quiero hacer algo…

Admito sugerencias…

Terral en Málaga

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.

Terral: véase.

Actitud ante la vida

Prisioneros y pingüinos. De traje prieto y paso corto.Además de negro y frío.

Mejor un  equino.

Permite soltar la melena, robar al sol la mañana y trotar la vida con mayor estabilidad-no sé si por aquello de las  cuatro patas…

Además un buen caballo  te lleva lejos, es veloz, es fuerte y si el jinete sabe, además, obedece.

Prueba a subirte en un pingüino …y después, me lo cuentas.