Madre Teresa está en Roma

MadreTeresa_EWTN_030916

Madre Teresa hoy está en Roma y el mundo católico vuelve sus ojos hacia tan bella ciudad.

También observan admirados y agradecidos gentes de otros credos y religiones ya que las hermanas de la caridad no hacen distingos entre los hombres cuando les prestan su auxilio.

Madre Teresa hoy  está en Roma porque se celebra su canonización. Es la fundadora de las Misioneras de la Caridad y es el amor a Dios quien espoleó el corazón de la santa para llevar a término este titánico proyecto y lo hizo movida por un único objetivo: “Quiero llevar el amor de Dios a los pobres más pobres; quiero demostrarles que Dios ama el mundo y que les ama a ellos”.

El Papa Francisco ha dicho que la misericordia no es misericordia si no se concreta y Madre Teresa es el ejemplo perfecto de cómo concretar. Ciertamente no está a nuestro alcance, quizás, hacer lo mismo que ella y no podamos atender a los “más pobres entre los pobres” pero obviamente sí hay otras cosas que podemos hacer impulsados por el mismo amor.

Madre Teresa ha sido protagonista de múltiples anécdotas, simpáticas y edificantes que todos conocemos pero que quiero traer a éstas líneas como mi personal tributo a esta mujer fantástica.

Os dejo con alguna de ellas:

1.Cuando un periodista norteamericano la vio atendiendo a un enfermo con heridas hediondas, le dijo que él no haría eso ni por un millón de dólares. “Por un millón de dólares tampoco lo haría yo”, respondió Madre Teresa.

2.Un día la Madre Teresa acudió a solicitar una ayuda al edificio principal de la administración del estado de Bengala Occidental en Calcuta. El funcionario reaccionó de una manera muy hostil y humillante a la solicitud. Pero más tarde, el superior jerárquico de ese funcionario estudió la solicitud y decidió acogerla. Cuando ella fue a recibir la suma concedida, el funcionario displicente le espetó: “Este dinero es para usted”. A lo que ella respondió inmediatamente: “No, este dinero es para los pobres. Para mí era su comportamiento del otro día”.

3.Estando en Holanda, un protestante que la visitó junto con su esposa le comentó que, en su opinión, los católicos le daban excesiva importancia a María. “Sin María no hay Jesús”, replicó ella muy en su línea, breve y de lógica elemental. Debió hacer pensar a su interlocutor, porque días después recibió una hermosa postal suya con el siguiente texto: “Sin María no hay Jesús”

4.-En sus viajes por la India, llevaba consigo una gran imagen de la Virgen de Fátima, casi de tamaño natural, que le habían regalado. Una vez la colocó en el tren en el asiento contiguo, y el revisor quería hacerle pagar el billete a Nuestra Señora. Madre Teresa le explicó que su pase gratuito de los Ferrocarriles Indios era para ella y una acompañante… y que ésa era su acompañante ese día. El agente insistió: las estatuas no hablan, y por tanto no hacen compañía. “Pues yo le hablo y ella me escucha. Y a veces ella me habla y yo la escucho a ella”. El revisor se dio por vencido.

5.Una mujer de acción como la Madre Teresa no hacía las novenas en nueve días, sino en uno solo, repitiendo diez veces el Acordaos. ¿Por qué diez? Daba por descontado que la petición iba a ser atendida y añadía una repetición adicional, la décima, en concepto de acción de gracias anticipada.

6.En cierta ocasión, Madre Teresa supo de una familia hindú con ocho hijos que no tenía nada para comer. Cogió un poco de arroz y se lo llevó; los ojos de los niños brillaban de hambre. Su madre cogió el arroz, lo dividió y salió a la calle con la mitad del recibido. Cuando regresó y Madre Teresa le preguntó qué había hecho, contestó simplemente: “Ellos también tienen hambre”. “Ellos” era una familia musulmana vecina. Madre Teresa comentó luego: “Aquella noche no les di más arroz, pues quería que ellos también pudiesen disfrutar de la alegría de dar”.

Podríamos seguir escribiendo páginas hasta llenar libros, tal es el tesoro que Madre Teresa nos ha dejado, pero tengo que poner fin a ésta entrada. Me despido con esta frase suya que todos conocemos y que tanto me gusta:

“La paz comienza con una sonrisa”

el-da-ms-bello-1-638Gracias Madre Teresa.

Anuncios

Cadencia: lunes y jueves

Busco la palabra cadencia en la RAE, me gusta esta palabra y su definición y pienso que MIC tiene que tener una cadencia, cadencia que bien puede ser lunes y jueves, lunes y jueves, lunes y jueves…

Citaremos noticias de actualidad o desglosaremos proezas de hombres importantes. “Hombre”: genérico, no se me sulfuren las damas. Qué se yo. Lo que la improvisación nos dicte. Cadencia, cadencia…

Hoy es jueves.

Dé comienzo pues, la dulce cadencia de MIC con sus lunes y jueves y sepan señores, que del mismo modo en que yo escribo, de la misma manera o con la misma intensidad les espero los lunes y los jueves.

Como anecdótico refrescar la etimología de la palabra “jueves” que procede de la expresión latina Jovis dies, que significaba ni más ni menos que ‘día de Júpiter’, pues este era el dios-dios de la mitología romana- al que se le encomendaba este día de la semana. En la religión católica el jueves es un día dedicado especialmente a la  adoración de la Eucaristía “Adoro te devote, latens Deitas…”

Como canción, bonita hasta hacerme llorar: Jueves, de la Oreja de Van Gogh.

Feliz día a todos los hombres de bien.

“Hombre”: genérico, no se me sulfuren las damas.

Qué fácil es provocar…Adoro te devote, latens Deitas

Hay machotes que se dedican a provocar al personal.

Sus objetivos, digamos que son “católicos”.

Insisto en mi idea de que nadie en su sano juicio hace burlas a los musulmanes, por si Isis…pero malmeter contra Cristo y sus seguidores, mola.

Por un momento sentí cómo me bullía la sangre y sentí cómo iba a estallar en forma de ira ante la profanación del Cuerpo de Cristo, mi Señor, al que debo la vida y adoro con devoción. Sentí dolor y pena y también ira y deseos de venganza.

Me duró apenas un instante, que debió ser el tiempo que se tomó Dios para aplacar mi ira y hacerme recapacitar: Que quiero que os améis, que solo deseo la Paz, que la violencia solo genera más violencia…

Persuasivo y poderoso, mi Señor, recondujo en un instante mi corazón perdido entre funestas y terribles palabras. Sea. Te entiendo, te entiendo.

Es muy fácil provocar y muy difícil sostenerse cuando el agravio no es a mi persona sino a la persona amada, pero esa es la fuerza y la grandeza de Cristo y yo, que soy su discípula, tengo que someterme a su enseñanza, porque además de ser sabia, tiene tirón.

No voy a dejar, por tanto, que mis sentimientos y mis deseos y mis palabras vayan en línea distinta a la marcada por el dueño de la Vida. Si Él me pide templanza y misericordia ¿quién soy yo para andar a golpe de espada?

Entré en el FB del profanador y este es el mensaje que le dejé : “Creo que no sabes lo que haces. Verdaderamente das pena. Además de incurrir en un delito. Pobrecillo”

Los buitres saltaron como fieras a devorarme pero lejos de emponzoñar mi ánimo, sentí una inmensa paz.

Si la fe de los cristianos habla de amor, perdón y misericordia…¿quién soy yo para andar a golpe de espada?

“Adoro te devote, latens Deitas”

Pedro Sánchez es tonto…pobre

Creo que los católicos adolecemos de caridad y educación.

Lo digo, visto lo visto.

Mientras que en los países islámicos se dedican a masacrarnos, en nuestro país quieren suprimirnos por decreto ley…y nosotros calladitos y “haciendo buena cara”.

Hasta las narices estoy de tanto tonto como anda suelto, tanto sinvergüenza, tanta mala gente y tanto oportunista, demagogo y pusilánime como hay en política.

Pedro Sánchez, el presi del PSOE tiene como PRIORIDAD en España hacernos un estado laico. Este tío es tonto, francamente.

Su prioridad no es crear empleo, ni fomentar una educación de lujo, ni que la sanidad reduzca sus listas de espera, ni el cuidado y ayudas necesarias a discapacitados, ni mucho menos la lucha contra el terrorismo que amenaza al mundo. Su prioridad no es que la economía crezca, que la pobreza disminuya y que todos los ciudadanos tengamos derecho a una vivienda digna…el muy cretino está preocupado porque somos ACONFESIONALES y no LAICOS.

Me pone de mala leche cómo se manipula la religión y a Dios mismo. Que salvo excepciones muy excepcionales, todos estos “laicos” son los primeros en llevar a sus niños a colegios privados de corte religioso, los primeros en enterrar a sus muertos por el rito cristiano, los primeros en celebrar macro primeras comuniones, bodas, etc etc pero a la hora de manipular al personal y hacer política, lo más recurrente, lo que da más morbo es atacar a los católicos, que para atacar a los musulmanes no hay cojones.

Pedro Sánchez es TONTO por no decir lo que realmente se merece, pero es que no podemos olvidar, que los católicos adolecemos de caridad y educación. Qué le vamos a hacer.

De rodillas

Entro en la clínica universitaria de Pamplona, obra corporativa del Opus Dei.

Voy al encuentro de J.E., al que no conozco personalmente, pero es hermano de una amiga mía y esa es la razón que me impulsa a cruzar las puertas del hospital, preguntar por el número de habitación y finalmente entrar donde está J.E. que, lógicamente, se sorprende de que yo sepa quien es.

Casualmente y en ese instante le llama su hermana, mi amiga, por teléfono. Ella le dice y él me comenta:

-Dice mi hermana que estás loca. ¿Estás loca?

-Por supuesto que sí-sonrío mientras afirmo.

Hablamos un ratito, breve, no quiero cansarle. Me parece que siente dolor pero la conversación le distrae, así que apuro unas frases finales. Es un tío estupendo, encantador y muy guapo, su fe serena le hace especial. Le dejo un par de “encargos” para que rece y me marcho con su rostro en mi retina.

Conforme voy recorriendo el pasillo en dirección a la calle, pienso que estoy en un templo del dolor y que tendría que ir de rodillas, tal es el respeto que me produce.

No encuentro sentido al dolor y a la enfermedad más que desde los ojos de la fe, sólo a la luz de Cristo, sólo porque “estamos de paso y estamos en deuda”, sólo porque Jesús murió en una cruz para redimirnos. Sólo así entiendo que el dolor es un tesoro, amargo, que nos purifica y ayuda a corredimir “porque Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”

Me voy tocada, con el corazón encogido por el dolor porque nunca podemos ser ajenos al dolor del otro, me voy con la oración en los labios “Madre mía…”, me voy con un inmenso respeto, debería salir de rodillas. Me cruzo con otros enfermos mientras alcanzo la puerta y de alguna manera me siento culpable: ellos se quedan y yo me voy.

Qué misteriosa es la vida y qué insondable y qué breve es el tiempo para amar.

Andamos siempre regateando a Dios, jugando al despiste, huyendo como auténticos insensatos, dejando pasar las oportunidades que se nos presentan, a veces en forma de lectura, a veces por un encuentro casual, sea como sea, Dios pasa a nuestro lado, está en la belleza pero también está en las personas y en J.E y en el dolor. Ante este misterio me siento insignificante y creo que debo ir de rodillas y rezar más y quejarme menos y valorar tantas cosas fantásticas que la vida me ofrece…

Mientras vivimos nuestra personal existencia, Dios nos espera pacientemente y nuestros hermanos nos necesitan, a veces sólo como una fugaz visita, a veces como una sencilla oración…

De no ser por la rareza del hecho y porque nadie podría haberme entendido, yo, después de estar con J.E, habría salido del templo del dolor de rodillas.

Por supuesto que os pido que llevéis en vuestras oraciones a J.E. y si no tenéis costumbre de rezar, bien pudiera ser esta una buena ocasión para retomar aquellas oraciones que seguro aprendimos de labios de nuestros padres.

Viaje al silencio de Dios

Efectivamente nuestra protagonista-de la entrada anterior-cada mañana va a misa y cuando todos se marchan, la encargada de cerrar la capilla le deja las llaves porque tiene que ir a hacerle los recados a las monjas de clausura.

Ese es el momento llave.

Cuando la prota y el Señor, se quedan solos, frente a frente.

Ahí comparten unos minutillos y la complicidad va en aumento.

Hasta aquí el post de ayer.

Hoy. Nuestra prota se va unos días, va de viaje, al encuentro del silencio de Dios.

362 días del año. 3 días del año.

Sólo tres días de curso de retiro, sólo tres días alejada del mundanal ruido, sólo tres días para estar a solas con su Amado, buscando su consejo, acurrucándose en sus brazos, alimentándose de su gracia.

Tres días de silencio, del silencio de Dios, que tan aconsejable es para la paz interior.

Nuestra prota se marcha unos días y yo me voy con ella 🙂

Rezaremos por vosotros, por todos, por todos.

Se os quiere.