Pablo Ráez, un ejemplo

Reconozco que Pablo Ráez me robó el corazón en el minuto cero.

Su enfermedad, leucemia, ha sido instrumento para que las donaciones de médula se hayan disparado en cifras espectaculares. Pablo se empeñó en que así fuera, ha sido parte de su legado, algo realmente hermoso que ha conseguido para bien de los otros, los que vendrán detrás de él.

Su muerte me sorprendió a la hora de acostarme el sábado y desde entonces le tengo muy presente, especialmente presente.

Hoy he sabido que Pablo se acercó a la Iglesia con catorce años, quería bautizarse.

Después de un tiempo de acercamiento y formación, Pablo se bautizó, recibió la Confirmación y la Eucaristía.

Dice Pablo en el vídeo que os dejo, que el sacerdote que le bautizó ha sido una de las personas más cercanas en esta dura batalla y entiendo que habrá recibido todo el consuelo espiritual que una persona necesita para encarar la muerte con tanto valor, con tanto coraje, con una sonrisa tan franca como la de Pablo.

Si podéis, dedicadle un ratito a ver el vídeo. Como mínimo sentiréis la fuerza y la esperanza que transmite este chaval marbellí, grande, que ha luchado hasta el último aliento.

Pablo, que el buen Dios te bendiga y que la Virgen te acune en el Cielo, no pierdas la sonrisa, ahora con mayor motivo. Gracias campeón, me has emocionado.

Anuncios

El buen jefe

jefe-excelente

Siempre he pensado que un jefe es o debe ser aquél que sabe más que tú del negocio, aquél que trabaja más que tú en función de su cargo, de su responsabilidad, de su compromiso con la empresa y del probado ejemplo que debe dar a sus subalternos a los que sólo podrá exigirles, con fuerza moral, aquello que él mismo cumple sobradamente.

En el mundo hay muchos tipos de jefes, tantos como personas hay, sin embargo suele haber un denominador común, un buen jefe es aquel que valora y respeta a sus empleados, y suele darse la circunstancia de que es el más trabajador de todos ellos, porque hace cabeza, porque lleva el timón, porque no puede tirar de las orejas a nadie si él mismo no va el primero.

Cuando alguien, un jefe, un superior, haciendo mal uso de su poder exige un cumplimiento que él mismo no respeta, no queda otra que ejercitar la paciencia. Porque en la realidad no hay recursos para defenderse de un abuso; lo cierto es que si te encuentras con un jefe abusador, chulo, prepotente, torpe, vago y endiosado, te lo comes con papas.

Afortunadamente la vida es larga y a cada uno pone en su sitio y si bien es cierto que hay malos jefes, también los hay buenos. Me quedo con estos últimos, personas consideradas, empáticas, con sentido de la justicia, con habilidades sociales y con capacidad de trabajo.

Estos jefes te dan igual o más trabajo, pero te hacen la vida más fácil y el ambiente de trabajo es cordial y distendido, con lo que el trabajo se hace amable.

Tener un buen jefe es un puntazo, de la misma manera que lo contrario es una desgracia.

La pregunta es: 

¿Eres muy desgraciado?

Comentandolotodo

comentad

Cumple prisión.

No sé si preventiva o prisión a secas.

Está pagando condena o pagando, a secas.

El caso es que está retenida.

Dice ella, pero a mí me parece que exagera, que trabaja como 26 horas diarias.

Para vender lotería, no le veo muy ducha en cuentas, porque los días son de 24 horas, aunque quizás Gallardón en Madrid haya ampliado los tiempos, como el Presi ha aumentado impuestos, que todo se pega.

Desvarío. Lo sé. Pero yo la echo de menos y por eso propongo al gobierno que para esta Semana Santa,-que sí, que el tiempo vuela- deje en libertad a esta señora de los pies a la cabeza, que además de ser trabajadora-huelga insistir en el tema-es una mujer de bandera-española para más señas, aunque como ella reivindica, nacida en Ceuta-y ahora ya se nos plantea el tema de competencias,territorios, perejil y demás aliños, pero esa es otra guerra.

Desvarío. Lo sé. Pero es que no hay derecho que unos trabajen tanto y otros anden en el paro.

¿Alguien puede volcar el Planeta para equilibrar un poco estas descompensaciones?

Madre de ocho hijos(+ 1, que hacen un total de nueve 🙂 disculpa el lapsus)  y hasta hace bien poco, siempre comentandolotodo.

Ultimamente está sumida en el silencio de la magia que anuncia premios gordos para la inminente Navidad, cuyo origen cristiano pocos recuerdan…

María Jesús,sea este post  un guiño andaluz  que desea distraerte durante  tu condena.

Si te sirve de consuelo,  yo tengo mis influencias y te consigo el indulto, fijo.

Y si no, al menos, espero que te toque una quiniela:)

Un pésame en clausura

habitacion-de-santa-teresa

-Ave María Purísima

-Sin pecado concebida, Madre,  llamaba para mandarles mi cariño.

-Pues muchas gracias, hija-

Y me cuenta….

-Madre,  le he dicho a Jesús que ya que se ha llevado a la Hermana Mercedes María, que les mande dos novicias y así les consuele un poco.

-¡Ah, sí, hija, pues seguro que te oye porque lees muy  bien! ¿Tú no tendrás alguna para darme?

-Yo sí Madre, tengo dos que podrían servir.

-Creía que solo teníais varones.¡Dos hijas! qué alegría, pero claro, tu las meterás en la Obra ¿no?

Aquí me he tenido que reir, pese a que la llamaba para darle un pésame.

-Madre, mis hijos serán lo que quieran ser, pero sobre todo, yo rezo para que sean lo que Dios quiera. Rezo para que crezcan sanos y libres y con esa libertad llegado el momento, si Dios les pide algo, sean capaces de responder sí.

Hemos seguido hablando un rato y nos hemos despedido.

Pese a no haber visto nunca a esta monja, que es la Madre Superiora de un convento de clausura, su voz irradia cariño y paz y  existe entre nosotras una manifiesta empatía.

Ellas, todas ellas, me conocen solo por la voz, porque en riguroso orden de lectura, el día que me toca, participo leyendo la lectura y el Salmo en la Sta. Misa que se celebra en su convento.

Me pilla a cinco minutos del trabajo y me ayuda a empezar bien el día.

No es que yo quiera decir nada en contra del cola-cao ni de los donuts, pero no hay nada comparado con empezar con una Misa bien temprana.

Hoy, al terminar  la liturgia, nos hemos asomado a las rejas.

Estaba de cuerpo presente la fallecida, muy próxima al Sagrario, y detrás, las monjitas, con su hábito y su fe edificante, de rodillas, velaban a su hermana muerta. Me han conmovido.

Creo que lo he dicho en otras ocasiones, pero no me canso de  repetirlo: admiro profundamente a estas mujeres valientes y entregadas que dedican sus vidas a pedir por todos nosotros.

Para ellas todo mi cariño y mi respeto.Por supuesto, mis oraciones. Hacen mucho bien y hacen falta más.

Si alguna fémina lee esto y tiene inquietudes acerca de su vocación, que me lo diga y la pongo en contacto con estas monjas Carmelitas.

¿Por qué no?

Clerigman

clerigman2

Después de muchos años, he visto en mi ciudad un sacerdote vestido con clerigman.

Descubrir este paisaje ministerial  me da mucha alegría ya que hay múltiples razones que aconsejan el uso de un distintivo sacerdotal y todas y cada una de ellas darían para largas conversaciones.

Todo tiene un por qué razonado que es cosa opuesta a la ignorancia o la indiferencia.

Lo peor de hacer pequeñas cesiones o concesiones es que inevitablemente dejamos de cuidar los detalles y una mañana encontramos en la papelera cosas mayores y de difícil retorno.

A este joven sacerdote se le nota que ama mucho al Señor,.

Es de cortas pero atinadas homilías y cuidadoso de la liturgia . Es obvio que  tiene razones para su fe. Ahora solo necesita incrementar su vocación y mimarla con esmero, para combatir los envites que inevitablemente recibirá.

Los hombres necesitamos la presencia viva de Cristo en el mundo y los sacerdotes, son sin duda, un buen testimonio.

Cuando le vea, le felicito.

DE PROFESIÓN,CARPINTERO

Un ángel curiosón y pequeñajo pregunta a José qué es ser hombre.José le responde que ser hombre es ser valiente,es afrontar la vida con serenidad,es tener dudas, miedos y sufrimiento, es procurar el sustento de la familia y amar sin medida.Es ser fiel.¿Pero ser hombre es complicado?-insiste el ángel que como siempre ha sido ángel, no acaba de entenderlo.

José en un esfuerzo le explica con calma que hay momentos y momentos.Por ejemplo, aquella noche en que fui espectador del misterio que marcó el tiempo. Mi corazón se volvió brasa para calentar al niño que nació,como todos los bebés,sin aviso previo.

Siendo hombre-relata maravillado- le enseñé mi oficio a Dios hecho niño,porque se encarnó el Verbo.

Ya ves angelito,aún sigo siendo carpintero,solo que ahora esculpo la belleza de Dios en el cielo y el rostro de María pero …nunca me sale como yo quiero.

El jueves, día de Precepto, la Iglesia celebra la fiesta de este hombre fiel que nos quiere como un padre bueno. A él me encomiendo.