Buenas noches España

EspDens2

Buenas noches. A ti, que terminas de cenar y ya mismo te regalas con unas horas de sueño; a ti, que estás cansada después de un día de viaje, aviones, aeropuertos…; a ti, que mañana madrugas porque sigues currando y no alcanzas a ver la luz al final del túnel; a ti, que no tienes tiempo para leer un puñetero libro en todo el año; a ti, que paseas de su mano y te sientes invencible; a ti, que tienes el corazón roto de dolor por la muerte de tu hermano; a ti, que acabas de ser abuela y todo te parece novedoso y familiarmente conocido; a ti, que esperas en la estación de tren y no ves el momento de darle un abrazo enorme; a ti, que quieres irte de vacaciones unos días y no encuentras lo que buscas porque todo está ocupado; a ti, que no distingues si los días son grises o soleados; a ti, que no puedes oír y vives en un mundo silencioso; buenas noches a todos, a los que sois felices, a los que estáis un pelín amargados; a los que soñáis imposibles y a los que vivís en una larga espera; a ti, que estás en Rusia, lejos de tu campo andaluz; a ti, que llevas casi un año de baja por problemas de salud; a ti, que vas conduciendo y contemplas la luna llena; a todos, a cada uno, a los que sí y a los que no; a los famosos, a la gente anónima, a los amantes y a los que nunca supieron lo que es amar; a los hijos que viven la noche; a los padres que la pasan en vela; a todos, buenas noches, buenas noches España.

Yo, más que desearos felicidad eterna, que también, os invito a hacer el bien, sólo eso, como quien deja pasar primero a alguien en el ascensor, o le cede el asiento, o le ayuda en el cajero del banco porque es mayor y no sabe, como quien se toma un minuto para preguntar sinceramente cómo estás, como quien se da cuenta de una necesidad y la cubre sin ruido de trompetas…cosillas, fáciles, pero tan agradables…Buenas noches España, desde el calor maravilloso que hemos alcanzado hoy llegando a los 41º. Terral malagueño que le llaman…casi muero.

Tanto para el equipo naranja

canasta-de-baloncesto

¡Tanto para el equipo naranja!

Albert, será muchas cosas pero está demostrando tener capacidad para abrirse al diálogo y pactar.

Los españoles queremos que los políticos lleguen a entendimientos y Ciudadanos es ese partido político que primero con unos y ahora con los populares, ha conseguido firmar una serie de acuerdos.

No es de recibo que estemos demandando que “pacten” y cuando lo hacen critiquemos que lo han hecho. A ver si nos aclaramos…

Ciudadanos no quiere unas terceras elecciones, los españoles no queremos unas terceras elecciones y el Partido Popular no quiere unas terceras elecciones.

La cerrazón, la estupidez, el empecinamiento, la estulticia, la majadería y la necedad de los socialistas nos lleva de cabeza a unas terceras elecciones.

Sepa Sr.Sánchez que los españoles tenemos memoria donde a otros les falta vergüenza a espuertas, y que somos mayoría los que no queremos volver a las urnas por el gasto y desgaste que supone para España. Y que su actitud, incomprensible entre personas civilizadas, tiene un alto coste que se va a traducir en menos votos, todavía menos votos para un agónico partido socialista.

Ciudadanos ha tendido la mano con intención de desbloquear la situación y eso, al margen de otros análisis sobre el partido naranja, es algo a valorar y aplaudir.

Así pues, tanto para el equipo naranja y cero patatero para el equipo socialista que quiere morir matando.

¡Que me devuelvan mi vida!

turismo

¡Que me devuelvan mi vida, mis calles, mi playa, mi espacio!

Entiendo que el verano tiene cosas maravillosas y nefastas. Hay una palabra que puede ajustarse a estos dos adjetivos y yo le llamo invasión, aunque comúnmente se le conoce como “turismo”.

Entiendo que el turismo tiene su cara y su cruz; normalmente a mi me pilla del lado de la cruz por lo que soy poco objetiva a la hora de hacer una valoración y es que, más allá del impacto económico que provoca allí donde se instala, más allá del disfrute personal de miles de criaturas comiendo, bebiendo, paseando, bañándose, tomando espetos y comprando compulsivamente en los supermercados y demás tiendas de la zona, más allá de los beneficios que el turismo aporta a la comunidad, lo cierto es que a mi me tienen muy harta.

No hay dónde aparcar el coche, se producen verdaderos atascos en los pasillos del supermercado, las calles están abarrotadas, la playa imposible y en general, todo resulta bastante incómodo. Supongo que el calor no ayuda.

Quiero que me devuelvan mis calles, mi playa, mi espacio…y volver a pasear a orillas del mar sin más compañía que las estrellas en el firmamento.

Estamos en agosto y estamos trabajando, por favor, déjenme un poquito de espacio 🙂

La pregunta es:

¿Eres turista en verano?

La estupidez de Pedro Sánchez

maxresdefault

La estupidez de Pedro Sánchez es superior y manifiesta, innegable, indiscutible, espectacular, sublime, gloriosa.

No recuerdo otro político en la historia de la democracia que se haya empecinado de forma tan obtusa como éste, pobre. Ni recuerdo vergüenza mayor de cara al Mundo que nos observa estupefacto.

Pedro está enrocado en su personal soberbia y su delirio por el poder; su desesperación por entrar en el engranaje de presidentes con sueldo vitalicio,fundamenta sus razonamientos y los simplifica en una palabra:NO.

Que no está dispuesto a hablar con Rajoy-ni con el PP-, que no va a desbloquear la realidad política, que no le importa la estabilidad económica, ni los compromisos europeos, ni los votantes del PP, ni sus propios votantes, ni España y los españoles…

En su estúpida cerrazón niega lo evidente: los españoles queremos un gobierno, queremos que se trabaje en política, que se llegue a acuerdos, que los políticos sepan negociar, ofrecer y ceder y todo ello en pro de lo que sea mejor, lo más inteligente, lo más rentable para los españoles.

Pedro Sánchez se niega a escuchar, quizás sea un problema auditivo, sensorial o mental, porque lo que es evidente es que negarse al diálogo, negarse a la abstención, negarse al pacto y en definitiva negarse, es una estupidez. Puede quedarle el orgullo de pasar a la Historia como el socialista más incapaz.

Me queda la duda de si todo el Ejecutivo del PSOE padece la misma estupidez, empiezo a pensar que sí, eso o que en un supuesto partido democrático no hay ni la más mínima democracia y se hace  lo que dice el jefe.

¿De verdad los barones socialistas están del lado de Pedro? Cuesta creer que la estupidez personal pueda ser contagiosa y se haga colectiva.

¿No tiene mecanismos un partido político para evitar que todo el poder recaiga exclusivamente en una sola persona? No parece razonable y desde luego me recuerda a ciertas tiranías.

En definitiva que avanzamos inexorablemente hacia unas terceras elecciones pero…¿y después? ¿Iremos a las cuartas...? Desde luego la millonada que cuesta celebrar unas elecciones se las descontaba de sus sueldos a todos aquellos “tapones parlamentarios” que niegan que la política fluya.

En todo caso, Pedro está esperando y provocando que Rajoy muerda el polvo y vaya a una investidura fallida. Quizás en una segunda convocatoria procedan al desbloqueo y finalmente España tenga un gobierno para finales de octubre pero…¿nos conviene que sigan pasando los días sin una solución de gobierno?

Lo mismo nos vemos el día de Navidad comiendo polvorones y en los colegios electorales…y todo por cortesía de la brillante, inigualable y privilegiada capacidad táctica de un socialista que sueña ser como Mariano.

Orgullo español

fotonoticia_20151112125657_1280

Volvemos a priorizar el fútbol frente a todo, volvemos a ondear las banderas españolas y nos hacemos piña ante el enemigo, esto es, el contrario.

En estos momentos y en este país no hay nada más importante que la Eurocopa y amamos a España y besamos la bandera y nos caen lagrimones como puños al ver la camiseta de la roja.

Por favor, que la realidad política no enturbie ni ensombrezca la verdadera, la espectacular, la super mega famosa competición futbolística que nos llena el pecho de orgullo.

Nada más importa.

A españoles, españoles, no nos gana nadie si hay un balón de por medio. Distinto es que hablemos de cosas serias, entonces cada mochuelo a su olivo…¿bandera, qué bandera?