Pequeños y grandes…

En nuestras relaciones sociales y personales, tenemos pequeños y grandes desencuentros.

Los pequeños desencuentros son como las hormigas, muy trabajadores.

Poco a poco van haciendo un camino y, como no le quites la carga, a poco que te descuides, ya no sabes ni cómo empezó el problema.

Un pequeño desencuentro sería inofensivo de suyo, siempre que supiésemos disculparlo, o ponerle humor, o no darle importancia, o pensar que también podría haber sido culpa nuestra; sería inofensivo si fuésemos capaces de desdramatizar, o de empezar de nuevo… quizás el verbo adecuado es amar.

Los grandes desencuentros pueden ser la suma de muchos desencuentritos, pero también pueden nacer grandes de hoy para mañana.

Estos últimos son más difíciles o escasos, pero también se dan, y normalmente tienen dos salidas, una enorme reconciliación o una ruptura de película.

Supongo que todos hemos vivido pequeños y grandes desencuentros; supongo que todos hemos pensado que la culpa la tuvo “el otro”, en ocasiones así es.

Quizás nadie puede imaginar un gran desencuentro, pero los pequeños están al pie de la calle, a la orden del día, se repiten más que un político en peligro de extinción y…¿cómo los gestionamos?

Esa, señores, esa es la pregunta.

Anuncios

Incongruencias

Salí a comprar unos tapers con urgencia. De todos es sabido que en una cocina no pueden faltar estos elementos y bueno, ¿quién no necesita tapers hoy en día?

La cuestión es que me urgía porque ¿quién no tiene de vez en cuando la inquietud de echarse a la calle y comprar tapers?

Así pues me subí en Charly-ojito con las maledicencias que Charly es mi coche, al que llamo así cariñosamente en recuerdo de mi primer y último novio imaginario-

Llegué al centro comercial y …cosas de la vida, diez minutos después estaba en un probador con tres camisas en una mano y un pantalón en la otra. Cuando tomé conciencia de mi situación me reí y prometí escribirlo para traer a colación el tema de las incongruencias.

El ejemplo es tonto pero las situaciones son múltiples y…

La pregunta es:

¿Puedes contarnos alguna de tus incongruencias?

Una pregunta

Alguien me dijo una vez que reconocer la “necesidad” del otro es humillante.

En absoluto estuve de acuerdo, puesto que reconocer que estamos necesitados, no sólo no es humillante sino que nos hace grandes a los ojos de los demás.

Ir por la vida de “yo me valgo y me sobro” es cuando menos una utopía, ya que somos seres sociales que nos necesitamos unos a otros para sobrevivir. De hecho, es tan importante la necesidad del otro que sin él, en soledad, no podríamos desarrollarnos.

Yo necesito a las personas, a esas que comparten mi vida, a esas a las que puedo llorarles en el hombro, a esas a las que en un momento dado les hago participes de mi dolor o mis aspiraciones. Mi gente.

Necesitar es un verbo que nos hace humanos, porque así somos y no hay nada humillante en esto, sino todo lo contrario.

La pregunta es:

¿Os sentís necesitados de los demás?¿Se lo decís? ¿Os parece humillante?

Zapatero ¿Me lo explica?

ohbaba

Misideascotidianas y yo misma, animadas por el siempre revoltoso Peter Pan, hacemos un paréntesis en nuestras  buenas ideas, cotidianas ideas, para formular unas  preguntillas de nada al Presi del Gobierno Español:

1.- ¿Ha ido usted de viaje oficial a Norteamérica?

2.-¿Ha ido al viaje oficial con su familia?

3.-Si ha ido con su familia  y si era un viaje oficial ¿Por qué ha vetado las fotografías de sus hijas?

4.-¿Por qué no las dejó en Moncloa para preservar su intimidad?

5.-¿Son estas menores, la representación de las menores de España, las niñas cuya intimidad hay que proteger, mientras que pretendemos –usted  y sus ministros pretenden– que estas niñas –no las suyas, sino así en general– puedan acudir a abortar sin el conocimiento de sus papás?

6.-¿Soy yo la que está confusa, o es usted , o sus ministros, o su familia?

7.-¿O es que somos todos idiotas?

Como voy a estar en Madrid el 17-O, puedo hacerle un hueco en mi agenda y me lo explica.

Hermanosplantilla.com

alien-vs-predatos-cartel

Hay  personas que padecen  ticks nerviosos como es el caso de quienes se comen las uñas  o guiñan un ojo y hay quienes  cambian plantillas en su página tres veces por minuto, dos veces al día, treinta dias del mes-incluido Febrero-.

No lo digo por mí, sino por el chinche de mi hermano que, entusiasmado con sus últimas 45.789 plantillas tipo prueba, me llama y me pregunta aquello de:

– Hola Loca ¿Cómo ves la plantilla que he puesto?

Pues…¿Cómo lo voy a ver?

-Demencial, a todas luces ( ya no recuerdo si se lo confieso o me lo callo)

Eso sí, pintoresco, ameno, dinámico, divertido…¿ Cómo lo diría…?

Lo suyo es una página con vida propia, como un alien:)

La pregunta es:

¿Por qué me recuerda  este chico-mi hermano- al Quijote de la Mancha?